image_2020-12-07_103704.png

Extensión del hielo ártico en 2020 es la segunda menor

 

Extensión del hielo ártico en septiembre 24, 2019 comparado con el valor de la extensión mediana de los últimos 30 años (línea amarilla). Imagen de satélite combinada de los instrumentos DMSP — SSM/I, DMSP — SSMIS y Nimbus 7 — SMMR.
Fuente: NASA Earth Observatory

El hielo marino del Ártico alcanzó su mínimo anual de verano en septiembre de este año, según la NASA y el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo (NSIDC). El análisis de datos satelitales realizado por NSIDC y la NASA mostró que la extensión de la capa de hielo este año empató efectivamente a 2007 y 2016 como el segundo más bajo en el registro satelital, que se remonta a fines de 1978. La capa de hielo marino se redujo a 4.15 millones de kilómetros cuadrados (1.60 millones de millas cuadradas) en 2019, y a 3.7 millones de kilómetros cuadrados (1.42 millas cuadradas) en 2020.  La menor extensión sucedió en 2012 cuando se redujo a 3.4 millones de kilómetros cuadrados.

La capa de hielo marino del Ártico es una extensión de agua de mar congelada que flota sobre el Océano Ártico y los mares vecinos. Cada año se expande y se espesa durante el otoño y el invierno, luego se vuelve más pequeño y más delgado durante la primavera y el verano. Pero en las últimas décadas, el aumento de la temperatura del aire y del agua ha provocado marcadas disminuciones en la extensión del hielo marino del Ártico en todas las estaciones, con reducciones particularmente rápidas en la extensión del hielo en verano.

Los cambios en la capa de hielo marino del Ártico tienen impactos de amplio alcance. El hielo marino afecta los ecosistemas locales, los patrones climáticos regionales y globales y la circulación de los océanos.

“El mínimo de este año muestra que no hay señales de que la capa de hielo marino esté rebotando”, dijo Claire Parkinson, científica principal del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. “La tendencia a largo plazo de la extensión del hielo marino del Ártico ha sido definitivamente a bajar”.

El mapa de arriba muestra la extensión del hielo marino del Ártico medida por satélites el 18 de septiembre de 2019. La extensión se define como el área total en la que la concentración de hielo es de al menos el 15 por ciento. El contorno amarillo muestra la extensión mediana del hielo marino de septiembre de 1981 a 2010; según los datos del NSIDC, la extensión mínima mediana para 1979-2010 fue de 6.33 millones de kilómetros cuadrados (2.44 millones de millas cuadradas). Los instrumentos de microondas a bordo de los satélites meteorológicos del Departamento de Defensa de los EE. UU. Monitorearon los cambios desde el espacio.

El mapa abajo muestra como comparación la extensión de la capa de hielo en 1984.

Extensión del hielo ártico el 14 de septiembre, 1984. Instrumentos GCOM-W1 — AMSR-2.
Fuente: NASA Earth Observatory 

“Esta fue una temporada de deshielo interesante”, dijo Walt Meier, investigador de hielo marino en NSIDC. La temporada comenzó con una extensión de hielo marino muy baja en mayo, seguida de una pérdida de hielo muy rápida en julio y principios de agosto. “A principios de agosto, estábamos en niveles récord de hielo bajo para esa época del año, por lo que un nuevo mínimo récord podría haber estado en la oferta”.

Basado en artículos de NASA Earth Observatory por Maria-José Viñas y de DW.